LA EFECTIVIDAD DEL BÓTOX

El bótox o toxina botulínica es una proteina obtenida de una bacteria que se utiliza hace más de 25 años. Inicialmente tenía solo una aplicación médica (estrabismo, tics…) pero posteriormente se introdujo como tratamiento estético, ya que tiene la capacidad de relajar los músculos en los que se infiltra.

 

En el rostro es común la presencia de arrugas que obedecen a la expresión propia de cada persona. Sucede que los movimientos repetitivos que generamos cuando hablamos, reímos, nos concentramos en la lectura, etc. dan lugar a arrugas dinámicas que, con el paso del tiempo, se convierten en arrugas estáticas, es decir, están presentes también en reposo.

El bótox es capaz de relajar los músculos en que se infiltra, haciendo que desaparezcan las arrugas dinámicas, dando a la piel un aspecto relajado rejuvenecido, y muy natural. Se utiliza fundamentalmente para corregir arrugas del tercio superior de la cara, es decir, entrecejo, frente y patas de gallo. Los efectos son apreciables a partir de las 72 horas y duran entre 4 y 6 meses. En ese período de tiempo debe repetirse la infiltración para mantener los resultados deseados. De esta forma, se consigue “reeducar” la musculatura facial.

Se administra con una aguja finita y no necesita anestesia.

 

La aplicación de bótox por un médico experto es una técnica segura y muy agradecida que se ha consolidado como uno de los tratamientos estéticos más realizados en todo el mundo.

La aplicación de bótox está también indicada para el tratamiento de la hiperhidrosis o sudoración excesiva, de axilas y palmas de manos, siendo extraordinariamente eficaz.

La mala prensa de que ha sido víctima el bótox se debe a la mala praxis, o bien al desconocimiento, ya que se le atribuyen efectos que son producidos por otras técnicas.


Pide cita con MSaban Dermatología para dar solución a tus arrugas. Nuestro equipo de dermatólogos te atenderá con la máxima profesionalidad.